Menú

¡Oh, verde Navidad!

Noticias.

22 diciembre, 2014

Este año le damos la vuelta al villancico y, en general, a toda la Navidad. Son unas fechas para hacer recuento y pensar en lo conseguido y en lo que nos queda por conseguir y, entre esto último, deben tener cabida los propósitos de un año nuevo mucho más verde. Porque tu salud y la del medioambiente te lo agradecerán. ¿Aún no sabes qué regalar? Te proponemos una cesta gourmet de productos “eco”. ¿No tienes el menú de Nochebuena cerrado? Podrías pensar en cocinar un plato 100 % orgánico… Si en algo se puede mejorar, es siempre en salud. Terminar el 2014 con una vida más ecológica puede ser el comienzo de un 2015 mucho más sano: para ti, la gente que te rodea y el mundo en el que vives. Si aún no lo tienes claro, te proponemos una lista de propósitos de año nuevo con un toque muy verde:

1) Incorporar productos ecológicos a tu alimentación

Olvídate de las dietas milagro, está demostrado que la dieta definitiva es la mediterránea. Si quieres vivir más años, una buena figura y una salud de roble no hay nada mejor que seguir la dieta de la abuela: platos con buena materia prima de base y donde predomine una gran variedad de frutas, verduras y legumbres. Los productos ecológicos presentan todas las propiedades intactas ya que no son modificados con técnicas agresivas ni tratados con sustancias tóxicas. Además, concentran los nutrientes y antioxidantes sin un mayor contenido de agua. Lo que, por si fuera poco, los hace más duraderos.

 2) Comprar productos locales y de temporada

Además de ecológicos, para que la lista de la compra sea inmejorable, los productos también deben ser de cercanía y de temporada. En estas fiestas, aunque hagas una gran compra en el supermercado, al menos adquiere el pan en la panadería de al lado. Y si estás planificando el menú, hazlo con alimentos de ahora y de la tierra. Deja los lichis para cuando viajes a China, ¡y aprovecha las mandarinas, los pomelos y los caquis!

 3) Practicar deporte en la naturaleza

Hay un gimnasio inmenso esperándote ahí fuera y lo mejor: ¡no cobra matrícula ni cuotas! Si te paras, te quedas, así que empieza a moverte. No hace falta inscribirse a una maratón, simplemente haz pequeños cambios, regálate paseos, excursiones, sube por las escaleras… Y haz vida en el campo, aunque solo sea los fines de semana. Muévete y solo párate un poquito para respirar e impregnar todos tus sentidos con esa joya llamada Madre Naturaleza.

4) Reciclar, reciclar y reciclar

Empezando por la cocina, pasando por el armario y terminando por la oficina. En general, deberías tener activado el “chip” del reciclaje. Porque cada vez somos más y más son las cosas que cada uno tenemos, así como los que nada tienen. Igual que la agricultura ecológica se basa en los principios de la sostenibilidad, la vida de una persona debería regirse por ellos. Será mejor para ella, para los demás y para su entorno. ¿Que están pochas esas zanahorias? ¡Pues a preparar un bizcocho! Esa es la actitud y así ganamos todos.

 5) Disfrutar

Y por último, pero no menos importante: debes hacerlo todo con la sensación del disfrute. Este es el propósito que debes subrayar con rotulador. ¿Conoces la filosofía del “slow food”? ¿Y la del “mindfulness”? Son dos conceptos muy en boga que al fin y al cabo vienen a significar algo tan básico como que te tomes tu tiempo y goces con cada cosa que haces, que seas consciente de ello. Como se suele decir, las pequeñas cosas de la vida son las que valen la pena, ¡así que recréate en ellas!

 [Foto vía vidasaludable.com]